¡Descarga nuestro catálogo de COVID-19!

    He leído los términos y condiciones de la Política de Privacidad y acepto los términos.
    Recibir ocasionalmente noticias y novedades sobre serología en mi correo.

    Vacunas COVID-19: desarrollo y seguimiento

    |

    Sabemos que ya se han aceptado e introducido varias vacunas contra el SARS-CoV-2, y por ello podemos decir que hemos comenzado una nueva etapa de la pandemia en la que será más importante que nunca desarrollar estudios para monitorizar y dar respuesta a todas las preguntas abiertas sobre la inmunidad y la respuesta inmunológica contra este virus.

    En este sentido, se han hecho esfuerzos globales para fabricar tecnologías de diagnóstico efectivas, dado que son la clave para el monitoreo del Covid-19, específicamente, las pruebas serológicas serán vitales para monitorear los niveles de anticuerpos y la respuesta inmune a las diferentes vacunas.

    ¿Existe una vacuna para la covid-19?

    Sí. Existen tres vacunas contra la COVID-19 cuyo uso ha sido autorizado por algunos organismos de reglamentación nacionales. Se han hecho públicos a través de comunicados de prensa amplios estudios sobre la eficacia y seguridad de cinco vacunas candidatas. Los tipos de vacunas que se han investigado hasta el momento actúan de diferente manera, estos son las principales:

    • Vacunas de ARNm: Contienen material del virus SARS-Cov-2 y este material dará instrucciones a nuestras células sobre cómo producir una proteína inofensiva que sea única para el virus. Nuestro cuerpo reconocerá que la proteína no debería estar allí y construirá linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir el virus.
    • Vacunas de virus inactivados o debilitados: utilizan un fragmento del virus que ha sido inactivado o debilitado para que no cause enfermedad, por lo que nuestro cuerpo reaccionará y generará una respuesta inmune para luchar contra el virus.
    • Vacunas de vectores virales: estas vacunas utilizan un virus que ha sido diseñado genéticamente para evitar que cause la enfermedad, y su trabajo será hacer que nuestro sistema genere una respuesta inmune.
    • Vacunas a base de proteínas: utilizan piezas inofensivas de proteínas o capas proteicas que copian el virus del SARS-CoV-2, en respuesta a eso, nuestro sistema inmunológico reconocerá que las proteínas no pertenecen al cuerpo y producirán linfocitos T y anticuerpos para luchar contra el virus en futuras infecciones.

    Puedes seguir la progresión de las vacunas en este enlace en el sitio web de la OMS.

     

    ¿Es segura la vacuna COVID-19?

    Cualquier vacuna autorizada se prueba rigurosamente en múltiples fases de ensayos antes de que se apruebe su uso y se revisa periódicamente una vez que se introduce al mercado. Los científicos también monitorean constantemente la información para detectar cualquier señal de que una vacuna pueda causar riesgos.

    Esto significa que esta vacuna no es más peligrosa que otras que han sido aprobadas anteriormente. El rápido desarrollo de esta vacuna se debe a que la inversión en investigación y el desarrollo ha sido mayor de lo habitual, es decir, las empresas han invertido para pasar por todo el proceso más rápido de lo normal.

    Además, ha habido muchas empresas y personas trabajando simultáneamente para hacer que este proceso sea más rápido, investigadores y científicos han estado trabajando sin parar en esta vacuna y siguen trabajando en ella en todo el mundo.

    Estas vacunas no se han creado de la nada, todas están basadas en otros estudios y tecnologías previamente estudiadas para otros virus e infecciones similares, y se han adaptado a las características específicas del SARS-CoV-2.

    Además, para garantizar vacunas más seguras, como hemos explicado anteriormente, estos laboratorios han seguido todo el proceso establecido y deberán estar autorizados para su comercialización.

    ¿Cómo se prueban las vacunas?

    Antes de que las vacunas Covid-19 puedan comercializarse deben superar muchas fases importantes, según el sitio web de la OMS, este es el procedimiento que deben seguir:

    • Fase I: la vacuna se administra a un número reducido de voluntarios para evaluar su seguridad, confirmar que genera una respuesta inmune y determinar la dosis correcta.
    • Fase II: Las vacunas generalmente se administran a cientos de voluntarios, quienes son monitoreados de cerca para identificar cualquier efecto secundario, y para evaluar aún más su capacidad de generar una respuesta inmune. Los participantes de esta fase tienen las mismas características (edad, sexo, etc.) que las personas a las que está destinada la vacuna. En esta fase, algunos voluntarios reciben la vacuna y otros no, lo que permite realizar comparaciones y sacar conclusiones sobre la vacuna.
    • En la fase III, la vacuna se administra a miles de voluntarios, algunos de los cuales reciben la vacuna en investigación y otros no, al igual que en los ensayos de fase II. Los datos de ambos grupos se comparan cuidadosamente para ver si la vacuna es segura y eficaz contra la enfermedad contra la que está diseñada para proteger.

     

    ¿Necesito vacunarme si ya pasé el COVID-19?

    Todavía no hay información sobre la protección de los anticuerpos a largo plazo. Habrá investigaciones adicionales para responder a esta pregunta, sin embargo, los datos disponibles sugieren que la mayoría de las personas que se recuperan del COVID-19 desarrollan una respuesta inmune que brinda cierta protección contra la reinfección, aunque todavía se está tratando de descubrir cuánto durará. Por esta razón, no está claro cuántas dosis de la vacuna contra el Covid-19 se necesitarán, aunque la mayoría de las vacunas que se están probando en este momento usan dos dosis.

    En este sentido, y observando los datos emergentes, los pacientes son susceptibles a segundas infecciones de Covid-19 después de perder la inmunidad, y debido a los graves riesgos para la salud asociados con el Covid-19, se puede recomendar a las personas que se vacunen incluso si han estado expuestas al virus con anterioridad. Sin embargo, las pruebas serológicas que permiten cuantificar los niveles de anticuerpos serán fundamentales para controlar estos patrones..

     

    ¿Por qué las pruebas serológicas son la clave para el seguimiento del desempeño de la vacuna contra el SARS-CoV-2?

    La pandemia de la Covid-19 ha demostrado la importante necesidad de pruebas de diagnóstico moleculares, y podemos analizar cómo los países que han desarrollado temprano sus recursos y capacidad de diagnóstico han gestionado el brote con más éxito.

    Sin embargo, las encuestas serológicas son fundamentales para la próxima etapa de la pandemia que vamos a enfrentar. A través de las encuestas serológicas podemos buscar anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2 en diferentes grupos de población, y el objetivo principal de estas encuestas es, en primer lugar, conocer cuántas personas de ese grupo han estado expuestas al virus y, en segundo lugar, identificar cuáles de esos grupos están más expuestos o han tenido tasas más altas de infecciones. De esta manera, las autoridades de salud pública tendrán una idea de cómo están progresando las tasas de infección en un área en particular.

    Estas pruebas también brindan la oportunidad de responder a todas las preguntas sobre las reinfecciones pendientes. Estas tendencias nos darán mucha información sobre cómo funciona el sistema inmunológico humano contra el virus SARS-CoV-2, cuánto duran los anticuerpos y cuánto nos protegen.

    Pruebas Serológicas Fiables: seguimiento de la vacunación

    En junio de 2020 Immunostep anunció el desarrollo de una prueba cuantitativa de anticuerpos para detectar anticuerpos SARS-CoV-2 en suero y plasma humanos, estas pruebas serológicas ya están disponibles y ayudarán a apoyar la evaluación de vacunas en esta nueva fase de la pandemia que estamos atravesando. Esta nueva prueba serológica tiene la principal ventaja de que puede detectar anticuerpos desde el inicio de los síntomas, lo que permite confirmar pacientes con infección reciente y pasada, abriendo así oportunidades para un mejor conocimiento de la respuesta inmune y su evolución en el tiempo después de la vacunación.

    Esta prueba ha sido desarrollada para cuantificar los anticuerpos que se unen específicamente a la proteína proteasa Mpro del virus, que es clave en la replicación viral durante el proceso de infección. En este sentido, Immunostep se compromete a proporcionar productos de prueba fiables y precisos para investigar la inmunidad de la población.